Calle Alcalá, 600, 28022, Madrid 917 417 789

La saliva es una secreción acuosa que producimos para ayudar en la digestión y masticación de los alimentos. Su composición consta de un 99% de agua, tan sólo un 1% de la saliva está formada por sales, enzimas y mucopolisacáridos que son los responsables de las últimas funciones de esta secreción

Las glándulas salivales están distribuidas dentro de la mandíbula, alrededor de la boca.
La saliva, como todas las secreciones, es sintetizada por unos tejidos especiales llamados glándulas. El ser humano posee 3 pares de glándulas salivales, distribuidas alrededor de la boca.

Tiene múltiples funciones:
DIGESTIVA: Por el efecto de las enzimas que contiene, al mezclarse con el alimento junto con la masticación lo transforma en bolo alimenticio iniciando la digestión de carbohidratos y grasas y facilitando la deglución.

PROTECTORA– La saliva se encarga de mantener limpia la cavidad oral. En la boca viven bacterias adaptadas a ese ambiente húmedo y cálido, pero para evitar la proliferación de la mayoría en la saliva se encuentran sustancias con actividad antibacteriana.

TAMPONADORA– el ph de la saliva tiene un rango variable, con el fin de poder hacer frente a diferentes sustancias. Al ingerirse un alimento con un ph demasiado ácido o demasiado básico la saliva contiene iones capaces de tamponar el ph del alimento mientras se mastica de manera que se alcanza un componente ph neutro más seguro para el tracto digestivo superior.

LUBRICANTE– El 99% de la saliva es agua y ésta tiene como función evitar que el alimento dañe la faringe; evita que se produzcan escoriaciones en el tubo digestivo, boca y faringe cuando el alimento es masticado o transcurre por ellos.

GUSTATIVA– Se encarga de disolver los compuestos químicos que se desprenden de la rotura mecánica de los alimentos al masticarlos. Gracias a esto, las papilas quimioreceptoras de los botones gustativos de la lengua son estimuladas y transmiten al cerebro las sensaciones del sentido del gusto.

CICATRIZACIÓN-Además de favorecer la mineralización del esmalte de los dientes por su capacidad tamponadora, la saliva contiene también un factor de crecimiento epidérmico que facilita la cicatrización de la mucosa bucal lesionada.

TERMOREGULADORA– Finamente, aunque no menos importantes, algunos animales que no presentan glándulas sudoríparas extienden su saliva por el cuerpo. El agua de la saliva absorbe el calor del cuerpo refrescándolo y una de las cualidades del agua es que necesita una gran cantidad de energía-calor para aumentar su temperatura.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies