Calle Alcalá, 600, 28022, Madrid 917 417 789

Con la llegada del verano aumentan los tratamientos de blanqueamiento dental. Entre los factores que pueden conllevar un oscurecimiento del diente está el tabaco, café y el vino tinto, así como algunos medicamentos.

El mal uso de los productos, los trucos caseros y el desconocimiento pueden generar graves problemas en nuestra salud bucodental.

Algunos tratamientos no controlados por un profesional pueden derivar en problemas para nuestra salud, afectando a dientes y encías principalmente.

El tratamiento de blanqueamiento se recomienda cuando el problema del color no queda superficial sino que está dentro del dientes.

El blanqueamiento dental es un tratamiento estético, pero no por ello debemos olvidar que puede conllevar riesgos para nuestros dientes y encías.  Lo más recomendable para evitarlo es acudir a un odontólogo que diagnosticará nuestro caso para ver si es óptimo para un blanqueamiento

No se recomienda hacerlo por nuestra cuenta con productos caseros o adquiridos sin ningún control sanitario por internet ya que esos productos lo que hacen es limpiar la superficie del esmalte a base de desgastarlo por abrasión lo que puede conllevar un daño irreversible aparte de no aportar ningún efecto blanqueador.

En último extremo, se podría llegar a matar el diente dado que es un órgano vivo con un sistema circulatorio, linfático y nervioso que podríamos llegar a alterar de forma irreversible, incluso a necrosarlo produciendo la muerte del diente.

El peróxido de hidrógeno es el material utilizado y cuando la concentración es superior al 0,1% solamente pueden realizar este tipo de tratamientos los odontólogos y estomatólogos por el peligro de abrasión que pueden conllevar.

Alguien que nunca está conforme con el blanco de sus dientes y necesita someterse a tratamientos constantemente sufre de blancorexia. Ésta afecta por igual a hombres y mujeres y puede provocar la pérdida de los dientes si no se realiza de una forma adecuada. El abuso de sustancias blanqueantes puede provocar irritaciones “severas” en las encías, paladar y garganta, así como daños en la matriz del esmalte y la pérdida del mismo. También puede afectar a la pulpa dental de forma “irreversible”, así como cambios en la lengua y en la percepción del sabor.

En los casos en que se padece de cierta sensibilidad dental, hay pérdida de esmalte, lesiones previa o afectaciones en las encías no conviene realizarse un blanqueamiento, aunque siempre será el especialista quien valore y determine este extremo.

En nuestra clínica utilizamos el revolucionario sistema Zoom! procedimiento de blanqueamiento dental con el cual se decolora el esmalte y la dentina del diente obteniendo un color mucho más blanco.

El tratamiento consiste en:

  • Consulta de diagnóstico
  • Limpieza con ultrasonido y pulido coronario si es necesario
  • Blanqueamiento en clínica de una hora con el sistema Zoom!
  • Cubetas de blanqueamiento para su uso en casa
  • Geles blanqueadores para su uso en casa
  • Fotografías digitales (antes y después)
  • Control post operatorio
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies