Calle Alcalá, 600, 28022, Madrid 917 417 789

La boca seca, conocida médicamente como xerostomía, sucede cuando las glándulas salivales no funcionan correctamente y son incapaces de producir la cantidad suficiente de saliva que permita mantener un nivel óptimo de humedad en la cavidad oral.
También puede producirse por un déficit en la composición de la saliva.

Se conoce como la enfermedad del siglo XXI o la enfermedad del hombre moderno porque, entre otros motivos, puede estar provocada por determinados medicamentos, asociado más bien a los antidepresivos.

Cuando nuestro organismo segrega menor cantidad de saliva, lo normal es que ésta se torne más viscosa e incluso más espumosa.

Al tener menor cantidad de saliva la limpieza se dificulta ya que la lengua no puede ejercer su función de limpieza natural sobre nuestros dientes por lo que se favorece la aparición de caries y de enfermedades de las encías.

La depresión, la ansiedad y el estrés provocan una disminución en la secreción de la saliva y esto hace que podamos tener consecuencias a largo plazo que sean graves para nuestro organismo. Para combatirlas los profesionales recetan antidepresivos que provocan una disminución de la saliva que se incrementará en fumadores y por la ingesta de alcohol.

En caso de sequedad bucal, estas recomendaciones podrían ayudarte a aliviar los síntomas y aumentar el flujo salival:

  • Beber abundante agua durante el día (entre 1,5 y 2 litros) y líquidos saludables, como zumos de frutas e infusiones, para mantenerte bien hidratado y evitar la sensación de sequedad en la boca.
  • Evitar el consumo de bebidas con cafeína, como el café o el té, y gaseosas.
  • Evitar la ingesta de bebidas alcohólicas y el tabaco.
  • Aumentar en la dieta el consumo de alimentos que cuenten con un elevado porcentaje de agua y sean frescos, como las verduras y las frutas.
  • Mantener la boca húmeda realizando enjuagues bucales con agua y sal varias veces al día.
  • Aplicar en la boca y la lengua un gel o spray humectante, indicado especialmente para combatir la sequedad en la cavidad oral.
  • Evitar la sequedad en los labios, haciendo un uso frecuente de bálsamos labiales.
  • Estimular el flujo salival masticando chicle sin azúcar o chupar caramelos sin azúcar.
  • Colocar en la habitación un humidificador para mantener la humedad ambiental y evitar que la boca se reseque en exceso.

 

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies