Calle Alcalá, 600, 28022, Madrid 917 417 789

El tono de los dientes constituye una característica innata, ya que viene condicionada por la genética, esta tonalidad depende del grosor y calidad del esmalte (que es casi transparente) y del color y calidad de la dentina de cada diente; es decir, que el color final de las piezas dentarias es la expresión de la calidad y tonalidad de las estructuras anatómicas que las constituyen.

Por tanto, son muchos los factores que pueden provocar estos cambios. Según nos hacemos mayores, la pulpa del centro de cada diente, que es la que le concede el brillo, retrocede hacia la raíz. Al hacerlo, la dentina que rodea la pulpa es reemplazada por otra, menos transparente que la original, que yace bajo la capa externa del esmalte.

La limpieza excesiva con cepillos de cerdas duras y pasta dental abrasiva desgasta el esmalte y provoca la aparición de parches amarillos.

También es muy frecuente, asimismo, que aparezcan puntos y rayas blancas, como consecuencia de algún tipo de problema surgido en la fase de desarrollo de la dentadura. Los primeros dientes se forman durante la gestación y en los primeros cuatro años de vida aparecen los dientes permanentes. En ambos, los cristales de calcio y fósforo que transporta la sangre constituyen el 70% de la dentina y el 95% del esmalte. La abundancia o carencia de estos cristales es otra de las causas que propician la variación en el color de la dentadura.

Con todo, las manchas más comunes provienen de la ingestión de café, de té, de la de algunos fármacos y antibióticos y del consumo de tabaco

La mala higiene bucal es una de las causas de aparición de manchas sobre el esmalte y del oscurecimiento de los dientes. Por ello es importante cepillarse los dientes tras cada comida y el uso de la seda o hilo dental

Ciertos medicamentos oscurecen los dientes. No todos, pero si algunos que algunas personas pueden necesitar de manera regular, ya que contienen sustancias, elementos, que perjudican nuestras piezas dentales, haciendo que sean más amarillos, menos blancos. Es el caso de la doxiciclina o de la tetraciclina, que contienen sobre todo algunos antibióticos.

Y recuerda que el tabaco es un elemento muy nocivo para nuestros dientes, sobre todo por culpa de dos de sus sustancias: el alquitrán y la nicotina. Ambos componentes son los culpables de que todos los fumadores tengan los dientes más oscuros de lo normal, amarillentos, pese a realizar una limpieza de dientes correcta.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies