Calle Alcalá, 600, 28022, Madrid 917 417 789

La salud oral ha ido adquiriendo relevancia e importancia para la mayoría de la sociedad en los últimos años. Muchos estudios han relacionado un mal cuidado de la boca con enfermedades como el alzhéimer, el cáncer e incluso enfermedades cardiovasculares. Tener una salud bucodental adecuada no implica solo lucir una boca bonita, es mucho más que eso y afecta a nuestra salud en general.

Pero aunque en materia de salud oral hemos mejorado, todavía existen multitud de malos hábitos muy habituales que perjudican gravemente nuestros dientes y encías. A continuación exponemos los más nocivos:

Tabaco

Está a la cabeza de casi todas las listas de contraindicaciones sanitarias, y en el ámbito de la salud dental no iba a ser menos. Está formado por componentes muy dañinos como la nicotina que influyen muy negativamente en nuestras encías y dientes. Estudios recientes lo han relacionado con un incremento de la placa bacteriana y por tanto de mayor riesgo de caries. También impide la correcta oxigenación de nuestras encías, por lo que se tornan de un color más oscuro y se vuelven débiles al ataque de las bacterias. Esto pasa factura a los dientes, debilitanso su esmalte dental y en una mayor probabilidad de perder piezas. Por otra parte está la halitosis, manchas antiestéticas en los dientes, infecciones, riesgo de cáncer…y un amplio etcétera.

Alcohol

Las bebidas alcohólicas son excesivamente ácidas y desgastan mucho el esmalte dental. También reduce mucho el PH de la boca, lo que provoca una disminución de la saliva y una mayor indefensión de las encías ante el ataque de las bacterias. Estos factores aumentan el riesgo de caries y otras enfermedades bucodentales.

Bebidas o alimentos muy azucarados

El azúcar es un gran enemigo de la salud bucodental debido a que las bacterias de la boca descomponen la glucosa y los ácidos que se obtienen son muy abrasivos y desgastan el esmalte dental. Este desgaste paulatinamente va dejando más expuesta a la dentina y se acaban desarrollando caries. Las caries que no se tratan adecuadamente se vuelven más profundas e incluso pueden llegar al interior del diente o a la encía, lo que es ya un grave riesgo para la salud.

Mala higiene dental

Aunque llevemos una dieta saludable y con alimentos beneficiosos para nuestro organismo, la higiene bucal es imprescindible. Es necesario cepillarse los dientes al menos dos veces al día y utilizar el hilo dental para eliminar los restos de alimentos. De lo contrario, las bacterias descomponen los alimentos y provocan estragos en nuestros dientes y encías.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies