Calle Alcalá, 600, 28022, Madrid 917 417 789

Son muchos los mitos dentales y remedios caseros que llegan a nuestros oídos por boca de amigos y conocidos o que leemos en páginas de Internet. Sin embargo muchos de ellos no son ciertos y pueden causar problemas a nuestra salud bucodental. 

1– Las caries de los dientes de leche no afectan a los definitivos. Falsa creencia que ha sido responsable de graves problemas en la dentición definitiva.  La caries del diente de leche necesita ser tratada lo antes posible.

2.- Las caries siempre duelen. Falso. Una caries puede estar presente en un diente, principalmente en el esmalte, sin que el paciente sienta dolor alguno. Así mismo, si la caries llega a la zona de dentina y el diente pierde la vitalidad de su nervio, puede no notar ningún tipo de dolor. El dolor se inicia cuando la infección se extiende a la dentina en contacto con bebidas frías o calientes o azucares. Si la infección llega el nervio, puede infectarse y el dolor aumenta. Las revisiones periódicas son la mejor herramienta para detectar a tiempo una caries.

Estas hormonas, en especial los estrógenos, intervienen en muchos procesos del organismo, por lo que su disminución provoca un cambio fisiológico en el cuerpo femenino con síntomas como los sofocos, los sudores nocturnos, la falta de lívido, la sequedad vaginal, los cambios en el metabolismo, la sequedad de la piel y las mucosas, problemas para dormir, ansiedad, irritabilidad y naturalmente cambios emocionales.

Y la boca no es una excepción. La bajada de los niveles de estrógenos afecta directamente a las encías, disminuyendo el efecto antiinflamatorio de dicha hormona en la encía. La reducción de progesterona provoca una disminución de la densidad ósea de los maxilares poniendo en peligro el sustento de nuestros dientes.

3- El embarazo ocasiona pérdida de dientes en la madre por falta de calcio. Falso mito, durante el embarazo la alteración hormonal produce cambios en las encías aumentando el depósito de bacterias. Tienen un mayor riesgo de gingivitis y caries. Por eso las embarazadas necesitan extremar su higiene dental y acudir a revisión con el dentista durante el embarazo.

4-Mascar chicle sustituye el cepillado. Falso mito muy extendido. Contribuye a generar más saliva y mejorar el PH pero en ningún caso puede sustituir a la seda dental, al cepillo interdental y al cepillo de dientes.

5-El bicarbonato es bueno para blanquear los dientes. Aunque antiguamente se utilizaba como blanqueante no es recomendable ya que es muy abrasivo y ocasiona daños al esmalte. Los blanqueamientos dentales deben realizarse sólo por un dentista.

6.-Con enjuagarse la boca es suficiente. Falso. El enjuague es un método complementario para mejorar la higiene dental pero en ningún caso es sustitutivo de un cepillado o el uso del hilo dental.

7-Los dientes son los responsables del mal aliento. Esto es falso a medias ya que el mal aliento aparece por falta de higiene dental y acumulación de restos y bacterias. En ocasiones tiene su origen en problemas gastrointestinales.

    8-Las muelas del juicio deben extraerse siempre. Solo deben extraerse cuándo su posición y desarrollo causen infecciones o problemas para el resto de los dientes. Cada caso debe ser evaluado por un odontólogo.

    9-Los implantes son para toda la vida.  Nada es para siempre. Nuevamente la falta de higiene dental, la acumulación de bacterias y la propia fisiología del paciente afectan mucho a su duración.

    10.-Las limpiezas dentales estropean o rayan los dientes. Falso. La limpieza dental sirve para eliminar la placa y el sarro que se deposita en los dientes y por tanto evitar futuras patologías, como la periodontitis, también conocida coloquialmente como «piorrea». Es recomendable al menos una limpieza al año.

    Consúltanos tu caso de forma gratuita y sin compromiso.

     

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
    Privacidad