Calle Alcalá, 600, 28022, Madrid 917 417 789

En el ámbito de la odontología llamamos diastema al espacio o hueco entre dos dientes. Los diastemas son sobre todo frecuentes entre los dos incisivos centrales (vulgarmente denominados “paletas”) aunque pueden aparecer huecos entre cualquier par de dientes.

Lo sorprendente es que una incorrección dental de este tipo se haya puesto de moda; sin embargo, no debe considerarse sólo desde el punto de vista estético ya que, en realidad, es una moda arriesgada que puede acarrear problemas tanto para nuestra salud bucodental como para la salud general, por lo que en lugar de provocar el diastema dental de forma artificial aconsejamos corregirlo mediante el tratamiento más adecuado.

Diastema es el nombre técnico que hace referencia a la existencia de un espacio entre dos o más dientes, lo cual sucede con mayor frecuencia entre los dos dientes centrales incisivos superiores. Se trata de una condición muy común en los niños ya constituye una parte natural del desarrollo dental y, a medida, que los pequeños pierden los dientes de leche y desarrollan los permanentes en la mayoría de casos los espacios se van cerrando de forma natural y el diastema desaparece.

El diastema dental también puede darse en adultos y puede estar causada por diversos factores.

Causas de un diastema

Entre las más comunes encontramos:

  • Producidas por diferencias de proporción y tamaño entre los dientes y la arcada central.
  • La falta o pérdida de piezas dentales.
  • La existencia de un frenillo labial demasiado grande (tejido que se extiende desde la parte inferior del labio hasta el tejido de la encía).

A pesar de que el diastema o el separarse los dientes de manera artificial es una técnica que últimamente se está poniendo de moda (visto en modelos y algunas personalidades famosas) es importante tener en cuenta que se trata de una alteración que conlleva riesgos para la salud bucodental y que debería ser tratada y corregida adecuadamente.

Consecuencias de un diastema

Es importante recordar que los diastemas pueden ocasionar:

  • Lesiones en encías.
  • Incremento del riesgo de aparición de caries, puesto que los restos de alimentos se alojan en espacios interdentales con mayor facilidad.
  • Problemas de vocalización.
  • Puede derivar en dolores de cabeza, mandíbula, cuello y/o oído debido a una incorrecta mordida de los alimentos.

Corrección de un diastema

Existen distintos tipos de planes de tratamiento que deberá ser previamente analizado y propuesto por un profesional: ortodoncia, carillas de porcelana, corona, puentes dentales o, incluso, la sustitución de piezas dentales con implantes.

Si es un frenillo labial demasiado grande el causante de tus paletas separadas, existe un tratamiento de cirugía oral denominado frenectomía, que reduce su tamaño. Se trata de una operación sencilla y sin riesgos para el paciente.

No obstante, será tu odontólogo de referencia el que te aconseje el mejor tratamiento para tu caso.

Lo que sí te recomendamos desde la clínica es que no te dejes llevar por las modas, ya que éstas son pasajeras y tu boca es única y para toda la vida.

¡Cuídala!

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies